5 consejos para el regreso a clases con frenillos

Regresar a la escuela es emocionante tanto para los padres como para los alumnos. Sin embargo, debido a los horarios tan ocupados de los estudiantes, entre los amigos, los deportes y las clases escolares, puede volverse fácil caer en malos hábitos. Es fácil olvidar cepillarte los dientes cuando te apresuran para ir a la escuela […]

Regresar a la escuela es emocionante tanto para los padres como para los alumnos. Sin embargo, debido a los horarios tan ocupados de los estudiantes, entre los amigos, los deportes y las clases escolares, puede volverse fácil caer en malos hábitos. Es fácil olvidar cepillarte los dientes cuando te apresuran para ir a la escuela en la mañana, o usar el hilo dental entre comidas puede pasar a segundo plano cuando comes en la escuela.

Para recordar un poco sobre el cuidado de tus frenillos, visita a un especialista en ortodoncia de Texas y sigue estos 5 consejos para el regreso a clases con frenillos:

  1. Mantén una buena rutina de cuidado bucal

Asegúrate de invertir el tiempo necesario para cepillarte correctamente los frenillos, limpiando la parte superior e inferior de los brackets, incluyendo limpiar enmedio con cepillos interdentales. Sin importar si tienes prisa, nunca te saltes el hilo dental. Si se te hace difícil con los frenillos, puedes usar enhebradores de hilo dental o tal vez, un hilo de agua.

  1. Sigue una dieta amigable con tu tratamiento de ortodoncia

Regresar a clases puede significar almuerzos escolares y bocadillos de las máquinas expendedoras. Si bien estos alimentos accesibles no son necesariamente malos, asegúrate de comer alimentos que no dañen tu tratamiento de ortodoncia. Tener un bracket roto o un alambre doblado en la escuela no es para nada divertido.

Alimentos que debes evitar:

  • Alimentos pegajosos: chicles, caramelos, crema de cacahuate, miel, etc.
  • Alimentos crujientes: palomitas de maíz, nueces, papas fritas, hielo, etc.
  • Alimentos duros o difíciles de comer: carne dura, carne seca, carne pegada al hueso, granos de maíz en la mazorca, frituras, verduras crudas, crotones, etc.

Algunos de estos alimentos pueden ser difíciles de evitar en la escuela, así que trata de prepararte un almuerzo en casa para asegurarte de que tu comida sea amigable con tu tratamiento de ortodoncia.

  1. Mantén una botella de agua cerca

Mantenerse hidratado es importante para evitar la acumulación de bacterias en tus dientes, por eso debes tener una botella de agua cerca. Beber agua también ayuda a enjuagar algunos restos de comida que pueden acumularse en tus dientes y frenillos. El agua es especialmente importante si no puedes lavarte los dientes inmediatamente después de una comida o un bocadillo.

  1. Protege tu boca

Puedes proteger tu boca evitando masticar o morder objetos no comestibles, como tus bolígrafos y uñas, que te pueden dañar los frenillos. Además, invierte en un protector bucal para proteger tus dientes y frenillos mientras practicas deportes o participas en tu clase de gimnasia. Una caída u otros accidentes pueden ser incluso más dañinos que no seguir otras recomendaciones. Los beneficios de usar un protector bucal superan los contras.

  1. Sigue las instrucciones especiales de tu especialista en ortodoncia

Durante el tratamiento, tu especialista en ortodoncia puede pedirte que uses elásticos, espaciadores u otros elementos para los tratamientos de ortodoncia. Recuerda que tu ortodoncista estudió una especialidad, completando 2 o 3 años más allá de la escuela dental para asegurarse de que tus dientes se muevan, y de que se muevan como deberían. Seguir sus instrucciones asegurará que tu tratamiento de ortodoncia sea exitoso.

Si tienes alguna pregunta o inquietud sobre los cuidados en tu tratamiento de ortodoncia durante el año escolar, comunícate con la clínica de tu ortodoncista local de Texas.