Conoce al Dr. Ben Cozad

Conoce al Dr. Ben Cozad: ortodoncia, tecnología, y ante todo el cuidado de la persona La ortodoncia ha evolucionado considerablemente en los últimos 20 años. Adoptar los últimos avances tecnológicos les permite a quienes se dedican a esta profesión asegurarles a sus pacientes una mayor satisfacción y resultados favorables. Fuimos a visitar al Dr. Ben […]

Conoce al Dr. Ben Cozad: ortodoncia, tecnología, y ante todo el cuidado de la persona

La ortodoncia ha evolucionado considerablemente en los últimos 20 años. Adoptar los últimos avances tecnológicos les permite a quienes se dedican a esta profesión asegurarles a sus pacientes una mayor satisfacción y resultados favorables.

Fuimos a visitar al Dr. Ben Cozad a su consultorio, Hughes and Cozad, en The Woodlands, Houston.

Esta fue nuestra charla con él sobre su carrera como ortodoncista, las nuevas tecnologías, y cómo encargarse del cuidado de la persona y no sólo de sus dientes. También habló con nosotros sobre algunas de las últimas innovaciones en el área de la ortodoncia que permiten brindar tratamientos más rápidos y obtener mejores resultados.

Conozca al Dr. Cozad

 

TAO: Cuéntenos un poco sobre usted y sobre cómo decidió ser ortodoncista.

Cozad: Yo crecí aquí en Houston, y amo a Texas. Estoy orgulloso de decir que este es mi hogar y me entusiasma poder ejercer cerca de donde crecí. Me encanta la tecnología. Me dedico bastante a hacer trabajos de carpintería, y también soy fanático de construir con Legos. Es común que me encuentren con mis hijos en mi casa armando todo tipo de cosas disparatadas.

Decidí ser ortodoncista cuando estaba en la escuela. Cuando tenía 8 años mi boca era un desastre y había ido a consultar a un ortodoncista. Ver cómo mis dientes se enderezaron realmente tuvo un impacto muy fuerte en mi vida. Entonces decidí que eso era algo que yo quería poder brindarles a otras personas. Así, un día en la escuela en el que todos debíamos compartir nuestra futura carrera, decidí que eso es lo que iba a hacer con mi vida; y aquí estoy, 25 años más tarde, todavía dedicándome a esto.

TAO: ¿Cuáles son algunas de las cosas de su profesión que le brindan mayor satisfacción?

Cozad: Lo que me incita a volver al trabajo cada día es la transformación que somos capaces de brindarles a nuestros pacientes. A veces esa transformación lleva meses, a veces lleva años. Es realmente bonito ver cómo la confianza de nuestros pacientes en sí mismos va aumentando a medida que van atravesando su tratamiento, y también ver cómo los niños van creciendo. Construir vínculos con la gente y experimentar la vida junto a ellos es realmente satisfactorio.

TAO: ¿Cuáles son algunas de las cosas que le preocupan sobre el campo de la ortodoncia en este momento?

Cozad: Actualmente estamos acostumbrados a realizar todo lo que es posible llevar a cabo a través de internet. Aunque algunas cosas pueden obtenerse por internet corriendo pocos riesgos, de otras cosas es mejor ocuparse en persona, como la salud. Es imposible comparar la calidad del cuidado que se obtiene por internet con tener una relación personal con su doctor.

No estamos hablando de un par de zapatos que, si uno compra y no le resultan, uno puede devolver. Esto es algo que uno quiere solucionar de una vez, y que quiere hacer bien para que los resultados le duren el resto de su vida.

No existe reemplazo para una consulta en persona con un ortodoncista comprometido con su trabajo. Hay muchas cosas que no pueden verse cuando alguien sólo toma un molde de tus dientes. Ya sea pérdida ósea, o un diente de más, o un diente faltante, siempre surge algo en las radiografías que termina afectando la manera en la que planificamos el tratamiento. Queremos asegurarnos de que los dientes se encuentran firmes sobre una estructura ósea saludable antes de comenzar a moverlos.

TAO: ¿Cuáles han sido algunos de los cambios que ha visto en cuanto a la tecnología en el ámbito de la ortodoncia?

Cozad: La ortodoncia ha cambiado drásticamente en los últimos 20 a 30 años con respecto a la tecnología. Durante mucho tiempo, los doctores tomaban radiografías con filme tradicional, y usaban geles y moldes para obtener copias de la dentadura que luego volcaban en receptores de piedra. Por eso a eso yo lo llamo la era de piedra.

Actualmente, todas nuestras radiografías son digitales e incluso tridimensionales, y esto nos permite visualizar el tejido blando, los huesos, e incluso las vías respiratorias. Y ya no necesitamos tomar moldes de tus dientes. Ahora tenemos unas cámaras con colores especiales que podemos poner dentro de tu boca y que nos permiten obtener copias exactas de tus dientes, que luego enviamos a un laboratorio que a su vez nos asiste en fabricar diferentes aparatos para ti.

Uno de los beneficios para los pacientes es que ahora pasan menos tiempo en nuestra oficina. Mientras ellos no están en el consultorio del ortodoncista, detrás de escena nosotros estamos trabajando intensamente en diseñar las bandejas, los alineadores e incluso los alambres. Utilizamos escáners tridimensionales muy precisos y simulamos el movimiento de los dientes en una computadora, y luego programamos un robot que es capaz de doblar los alambres con un grado de exactitud que va más allá de lo que el ojo humano puede captar. Esto hace que los tratamientos sean más predecibles y más eficientes.

TAO: ¿Cuáles son algunos de los factores que los pacientes deberían considerar al momento de elegir a un ortodoncista?

Cozad: Yo pondría como prioridad elegir a un ortodoncista con quien se sientan a gusto. Es importante encontrar a un ortodoncista cuya personalidad les resulte agradable, a quien puedan hacerle preguntas con comodidad, y que sea una persona que encara los tratamientos de la misma manera en la que ustedes se imaginaron el cuidado de sus dientes y su salud.

TAO: ¿Qué le diría a un niño en edad escolar que está considerando una carrera como ortodoncista para su futuro?

Cozad: Le diría que nunca es demasiado temprano para evaluar todas las opciones. De manera que, si sientes pasión por algo como la profesión de dentista o de ortodoncista, persigue ese sueño aún a una edad temprana. Llama a tu ortodoncista, llama a tu dentista, pídele de pasar tiempo en su consultorio, aunque sólo sea para entender mejor lo que hace. Asegúrate también de mantenerte enfocado en la escuela. El aspecto académico es una parte muy importante de la medicina y de la odontología, y es importante obtener buenas calificaciones para que las universidades te consideren un postulante competitivo. Si miras el número de personas que fueron aceptadas en un programa acreditado de residencia en ortodoncia, es casi idéntico al número de personas que ingresaron al NFL en un año. Eso te da una perspectiva de qué tan competitivo es lograr ser ortodoncista.

T: ¿Alguna reflexión final?

Cozad: En el ámbito de la ortodoncia pasamos mucho tiempo hablando de los dientes, pero al final del día, se trata de personas. No nos dedicamos a cuidar de los dientes, nos dedicamos a cuidar de personas que tienen dientes en sus bocas. Esa es una de las cosas más importantes que hay que recordar. Cada vez que alguien atraviesa la puerta de nuestro consultorio diariamente, se trata de una persona primero y de un paciente después. Siempre es fundamental ver a la persona y a la historia que existe detrás de sus dientes.